Download Antropología de la pobreza: cinco familias by Lewis Oscar, Oliver LA Farge PDF

By Lewis Oscar, Oliver LA Farge

Oscar Lewis presenta un estudio antropológico de un cuadro íntimo y objetivo de l. a. vida diaria de cinco familias mexicanas procedentes de un mismo pueblo, que han ido a vivir a los angeles ciudad de México. los angeles pobreza forma el sustrato de esta aportación al estudio de los angeles genuine sociedad mexicana.

Show description

Read Online or Download Antropología de la pobreza: cinco familias PDF

Similar no-ficcion books

El Ser y el Tiempo

De esta obra se puede decir que es los angeles más influyente de l. a. filosofía contemporánea y predecir que quedará incorporada a l. a. historia de los angeles filosofía como l. a. más unique del periodo, en el doble sentido de los angeles más nueva relación al pasado y como punto de partida de los angeles evolución posterior a ella.

Mujeres, salud y poder

Los angeles salud humana y en especial los angeles salud de las mujeres ha estado mediatizada por las relaciones de poder. El recorrido que los angeles doctora Carme Valls-Llobet hace por l. a. invisibilidad del cuerpo, las patologías y los riesgos con los que se enfrenta l. a. salud de las mujeres, culmina en l. a. descripción de los procesos que hacen que se valoren como inferiores sus problemas de salud y, al estilo foucaultiano, intenta realizar en cada capítulo un proceso de veridicción por el que queden desenmascarados los instrumentos de keep an eye on y posesión, tanto externos como intrapsíquicos, que impiden a las mujeres ser protagonistas de su salud

Additional resources for Antropología de la pobreza: cinco familias

Example text

La dejé en una habitación enjalbegada con cal, cuyo lujo se reducía a un aguamanil y una jofaina, y me fui al comedor de la posada, que no era sino una prolongación y dependencia de la cocina, donde ardía, en gran chimenea, un fuego de leña. Luego de comer una sopa de maíz y un recio queso montañés con olor a chivo, me sentía perezoso y feliz al claror de la hoguera. Contemplaba el juego de las llamas, cuando una silueta hizo sombra frente a mí, sentándose del otro lado de la mesa. Era la rescatada de aquella mañana, y como ahora nos llegaba muy arreglada, me divertí en detallar su gracioso atavío de buen ver.

Quien me pareciera una figura incolora al principio, se me iba afirmando, de hora en hora, como una fuerza contrariante. Cierta lentitud estudiada, que daba paso a sus palabras, orientadas las menudas decisiones que nos afectaban a los tres con una autoridad, apenas afirmada y sin embargo tenaz, que mi amiga acataba con una mansedumbre impropia de su carácter. Ella, tan afecta a hacer ley de sus antojos, daba siempre la razón a quien nos albergaba, aunque minutos antes hubiera estado de acuerdo conmigo en desistir de lo que ahora emprendía con ostentoso gusto.

Y, sin embargo, no podía tolerar la idea de saberla allí, en aquel edificio habitado por la ebriedad, libre del peso de mi vigilancia. Todo era posible en aquella casa de la confusión, con sus bodegas oscuras y sus incontables habitaciones, acostumbradas a los acoplamientos que no dejan huella. No sé por qué se insinuó en mi mente la idea de que este cauce de la calle que cada tiro ensanchaba, ese foso, esa hondura que cada bala hacía más insalvable, era como una advertencia, como una prefiguración de acontecimientos por venir.

Download PDF sample

Rated 4.54 of 5 – based on 46 votes